ūüźÉ El a√Īo del b√ļfalo

Despu√©s de dos a√Īos residiendo en la capital, a√ļn no hab√≠a hecho acto de aparici√≥n en la escena literaria madrile√Īa. Yo que llegu√© por azar como un autor an√≥nimo junto a una generosa mochila de √≠nfulas y proyectos disparatados, segu√≠a siendo m√°s desconocido a√ļn si cabe. A decir verdad, a pesar de la vasta oferta de talleres, presentaciones y tertulias, tampoco me hab√≠a esforzado demasiado por introducirme. Para saciar el ego del autor basta con unas frases resultonas regadas con vino tinto pele√≥n. Una tarde que mi ego echaba una monumental siesta, encontr√© en Twitter mi ansiada oportunidad de hacerme notar. Se trataba de la presentaci√≥n de El a√Īo del B√ļfalo, la √ļltima propuesta de Javier P√©rez And√ļjar.

El caso es que aquel t√≠tulo y autor ya hab√≠an pululado por mi cabeza en m√°s de una ocasi√≥n. Al poco tiempo ca√≠ en la cuenta de que la voz del autor catal√°n suele despertarme los s√°bados mediante su columna en el programa A vivir que son dos d√≠as. Tengo por costumbre poner la radio como primera acci√≥n del d√≠a, dejarla sonar y volver a dormirme hasta que encuentro algo √ļtil que hacer, lo cual generalmente coincide con la comida o la cena. Supongo que en diversas ocasiones las columnas de P√©rez And√ļjar han debido alterar mis sue√Īos, junto a su caracter√≠stica forma de explicar los menesteres m√°s cotidianos y los provenientes de las altas esferas a trav√©s de referencias de la Espa√Īa m√°s aut√©ntica y los influjos culturales con no menos de tres o cuatro d√©cadas de separaci√≥n con el presente. Adem√°s del autor, estaban presentes en el evento Javier del Pino, presentador del programa radiof√≥nico, y el escritor Luis Landero.

Cuando tom√© asiento en una de las √ļltimas filas de la biblioteca Iv√°n de Vargas, ca√≠ en la cuenta que era la primera vez que asist√≠a a la presentaci√≥n de un libro. «Menudo aspirante a novelista, est√°s hecho», me dije. Con decepci√≥n comprob√© que no hab√≠a un puesto donde hacerse con El a√Īo del B√ļfalo. «¿Qu√© clase de presentaci√≥n es esa en la que hay que traer el libro comprado de casa? Y ahora, con qu√© cara voy yo a este t√≠o a hacerle pelota y a pedirle que me prologue la novela que llevo macerando en mi mente treinta a√Īos o que se enrolle y me invite a vivir al s√≥tano de su mansi√≥n». La sala estaba repleta y eran varios los asistentes que sujetaban entre sus manos el volumen que nos hab√≠a reunido. Llam√≥ mi atenci√≥n que algunos ejemplares contuvieran marcadores de colores con anotaciones. «Menuda competencia en Madrid, seguro que son aspirantes a estrellas de la literatura». Tambi√©n se apreciaba un ambiente ideol√≥gico particularmente concentrado. Si en un hipot√©tico sistema electoral s√≥lo tuvi√©ramos derecho a voto los asistentes a aquella presentaci√≥n, se hubiera proclamado la rep√ļblica del conocimiento y el socialismo de coraz√≥n. 

El acto transcurri√≥ en un din√°mico di√°logo entre el autor y los presentadores, quienes no escatimaron halagos a P√©rez And√ļjar y pies con los que dar rienda suelta a la faceta humor√≠stica de √©ste y su estilo de vida bohemio. Aunque se esforzaron por abordar gran parte de su contenido, e incluso Luis Landero ley√≥ un pasaje, he de admitir que no me qued√≥ claro de qu√© iba El a√Īo del B√ļfalo. ¿Un ensayo sobre el comunismo, una cr√≥nica sobre los a√Īos setenta, una biograf√≠a sobre un monstruo, un recopilatorio de haikus o una gu√≠a de viajes? Por fortuna, la etiqueta del Premio Herralde de Novela 2021 me daba alguna pista. Prevaleciendo la t√≥nica asamblearia del acto, los espectadores tuvieron la ocasi√≥n de saciar su curiosidad en una ronda de preguntas y acercarse despu√©s al autor para que firmara cuantos ejemplares hicieran falta. Contrariado por mi introducci√≥n en el mundo del faranduleo literario de Madrid, me retir√© con disimulo.

A los pocos d√≠as me hice con un tomo de El a√Īo del B√ļfalo y lo fui devorando en mis trayectos de la l√≠nea 484 camino a Legan√©s. La prosa √°gil confeccionada con frases cortas atrapa sin apenas quererlo. Se atisba el esfuerzo del autor por lograr una fluidez casi hipn√≥tica. La trama central se alterna con una sucesi√≥n de psicofon√≠as escritas con deje enciclop√©dico acerca de asombrosos sucesos hist√≥ricos y con el a√Īo chino del b√ļfalo como engranaje. En concreto, estas psicofon√≠as ofrecen cabida a los revolucionarios ut√≥picos que acabaron abrazando el totalitarismo, a las cenizas del colonialismo y a las guerras que provocaron golpes de estado y viceversa.

Pasado un tercio de novela, empec√© a sospechar que no estaba comprendiendo el argumento, pero que de tanto en tanto me regalaba una sonrisa. Hab√≠a trazado por entonces tan buena relaci√≥n que me parec√≠a feo dejarla a medias, como esos paquetes de tortitas de arroz que se devoran sin querer. Es m√°s, acababa de descubrir que la parte narrativa estaba construida con las voces de varios de los protagonistas. La sensaci√≥n de incomprensi√≥n suele acompa√Īar mis lecturas, pero una vez traspasada la franja de confianza me cuestiono si el autor no se estar√° burlando de m√≠. Aparcada la cuesti√≥n de las intenciones de P√©rez And√ļjar y aceptado el car√°cter asilvestrado de la estructura, prosegu√≠ animado por el surrealismo y el humor que colman las subtramas, as√≠ como el torrente de evocaciones sesudas a la Espa√Īa de los setenta y ochenta. No creo que pueda olvidar el proyecto de renombrar el helipuerto de la Isla de Perejil como helipuerto c√≠vico social Jos√© Mar√≠a Aznar y Folke Ingo.

Si bien he entendido, El a√Īo del B√ļfalo es una novela del ficticio autor finland√©s Folke Ingo comentada por parte de un variopinto grupo de cercanos. Entre otros, dan testimonio la traductora de Ingo al espa√Īol, su madre, el presidente del Club de Amigos de Gregorio Mor√°n y la exdirectora de un cineclub de Santa Coloma de Gramenet. A esto se suma al encierro en un garaje de cuatro artistas amigos de Ingo que reciben la visita de una misteriosa criatura que pondr√° en entredicho su libertad y condici√≥n. En este sentido, cabe rese√Īar que el confinamiento pand√©mico, periodo en el cual P√©rez And√ļjar escribi√≥ el libro, ha influenciado el proceso y es recurrente el uso de su l√©xico.

Por si fueran pocos elementos, las narraciones est√°n apostilladas por una secuencia de generosos pies de p√°gina que permiten extender las tramas y, que en algunas ocasiones, incluso tratan de contradecir los hechos y las manifestaciones precedentes. En un entorno literario de guerras, golpes de estado y disputas violentas por el poder, los propios personajes se levantan espont√°neamente contra el orden que sobrevive en el El a√Īo del B√ļfalo.

Es El a√Īo del B√ļfalo uno de las obras m√°s atractivas y rompedoras de la literatura patria, un ejercicio de libertad arrolladora y de derribar los l√≠mites de la creaci√≥n. Un caos genuino en el que, parad√≥jicamente, no parece una licencia a la improvisaci√≥n. Sin lugar a dudas, si el mercado literario tiene la necesidad de no parar, que sea por la culpa de tipos como Javier P√©rez And√ļjar.

Y ahora, una vez introducido en el ambiente literario madrile√Īo, ya s√≥lo me queda buscar otro culpable externo que justifique mis fracasos literarios. Hasta que encuentre una nueva presentaci√≥n, me retiro para dejar a mi ego engordar libremente.

El post que acabas de leer nos lo ha remitido amablemente Rafalé Guadalmedina que tiene un blog muy interesante y es un ejemplo que toda lectora y lector del blog debería seguir: enviarnos de vez en cuando vuestros comentarios sobre libros, películas, series de tv, conciertos, exposiciones, obras teatrales, etc, que pudieran ser de interés para otros. Porque compartir opiniones y experiencias culturales nos abre los ojos a los demás. Así pues, no te hagas de rogar y colabora en el blog enviando tus artículos a nuestro correo electrónico.

Comentarios

  1. An√≥nimo n√ļmero uno20 de abril de 2022, 12:47

    Doy fe de que el blog de Guadalmedina es muy interesante. Yo ya he dado mi primer paseo, de esos que se andan despacio, deteniéndote en los rincones menos expuestos y curioseando entre las líneas. Supongo que uno es lo que escribe o uno escribe lo que uno es o ambas dos. En cualquier caso, buena gente este Rafalé, intuyo.
    Sobre lo de mandar comentarios de libros, pelis, series...me abstengo, de momento. ¡Guadalmedina has puesto el list√≥n muy alto!. ¡Sigue t√ļ que yo aprendo!
    Soy fiel a leerenlanube por sorpresas y presentaciones como √©sta de Rafal√© Guadalmedina. Tambi√©n por el buen gusto de vuestras recomendaciones. Hoy por hoy me gusta mi posici√≥n de "voyeur". Pero qui√©n sabe, tal vez alg√ļn d√≠a sea yo quien os sorprenda. Ja ja. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, compa√Īera an√≥nimo. Se agradece el entusiasmo y la calidez de tus palabras. Un fuerte abrazo, adelante!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares